Entradas

Mostrando entradas de 2012

.

A la voluntad la vistieron, la maquillaron, la sacaron a bailar y la llamaron destinoC D-M M
27.11.12

NOCTURNO

Oscura y suave penetra la noche en la ciudad. Dulce y fría como los posos que se elevan desde mi vaso de café. Entre los árboles el otoño ha llegado, pintando sus cabellos de ocres que a veces se tornan en dorados bajo el fino vapor de alguna farola.
Pestañas arriba ruedo entre el murmullo sordo de la gente: me voy haciendo asimétrica; hablan y comprendo que no estoy sola; los vanos de sus palabras no me permiten entenderlos. Hacen que, por momentos, dejen de existir para mi, al tiempo,  yo voy dejando de existir para ellos.
Reflejos azules caen de los cristales sedosos. Destellos que sombrean las estrellas cuando mi corazón, en la anochecida, se enzarza y olvida sus límites. El polvo y el aire cortan los labios de los viandantes, los míos: ya solo se pueden pensar…
Finos hilos de ruidos hacen intuir algunas máquinas a motor. Éstas entonan la nana que hace que la ciudad, poco a poco, vaya quedando dormida. Las notas me tocan y me elevan a su condición de aire y ondas.

Justo en ese mo…

:)

Hablaría con el corazón, pero algo me lo ha robado... Y sin embargo sigue en mi pecho, y aun así está volando. Hoy tengo pa'escribir.FELIZ
Cristina DMM
28.10.12

Recortes, retales y alguna miguilla

Te puedo escribir los versos más bonitos del mundo: pero no sería sincera. Te puedo entregar los besos mas hermosos que jamás tuvieras: pero no seria sincera. Te puedo poner en las manos mi corazón entero: pero seguiría sin ser sincera. Confórmate con mi sonrisa, y búscate otra vida para poder ganarte todo lo que soy, al menos otro camino u otros ojos... Así entonces sería capaz de serte sincera, y hablarte desde donde ahora te hablo mientras te miro a los ojos y te abro de par en par mi corazónNotilla en el móvil, de alguna noche de septiembre o agosto
Cristina

Ardimos en el placer de bordar sin hilos

Pendiente en un suspiro,
un quejido pa’ no ver,
que de cualquiera me ensimismo,
me dejo llevar por cualquier papel…

Se detiene el tiempo aquí mismo
con tantas cosas por hacer,
se va forjando el cariño
con las rosas naranjas de su plantel.
Naranjas porque fue el color amarillo
el que tocó el rojo del mantel,
mantel de mis besos teñidos,
de mis labios rojos y mi cálida piel.

Se marchitan las flores
del que no sabe ser fiel,
se marchitan y crecen,
se deshojan y vuelven a crecer.

Pendiente en un suspiro,
un quejido pa’ no ver,
que de cualquiera me ensimismo…
¡me dejo llevar por cualquier papel!

Me miras a los ojos
y el tiempo se detiene,
y el tiempo no para de correr…
que hoy nada tengo,
solo besos que mañana apostaré.
Y con tanto y tan poco
estoy apunto de nacer.

Y hay cariño, y hay verano,
otoños, primaveras…
e inviernos también,
porque sin prisas ni halagos
 iré siempre buscando,
en tu estación, tu cambiante andén.

Te llevo en mis manos…
¡¡eres mi alma!!
Me tienes entre tus lazos…
¡¡d…

COMO AGOSTO ENTRE ESPIGAS

Serena: camina.
Despacio: se gira.
Apuesta: respira.
Sonríe: tranquila.

Levanta la mirada
y los ojos le brillan,
se aprieta fuerte el pecho
algo en el fondo maquina.
Continúa, otea el cielo.
Sin pasarelas: desfila
y con un golpe de destellos
arquea los labios arriba.

-Qué traerá esa niña en el pelo.
qué será lo que la cautiva,
que se difumina entre velos
mientras ella reluce como
agosto entre espigas.

Serena camina
y despacito se gira,
y lanza un beso
y rodea la esquina.
Apuesta que sin él
también respira.
Y alegre en el espejo
con calma se mira.

Sonríe: porque vive tranquila.


Cristina Diez-Madroñero Manzano
14/15 agosto de 2012, Garbayuela.

Tanto ser que lo es todo y nada para nadie.

Un espíritu libre, al que le gusta correr de aquí pa’llá. Un alma inquieta, caprichosa y jovial. Una niña: nada más. La bruma de un regazo. Una mirada que brilla al Sol y a la Luna. Unas manos vivas, llenas de ganas y fugaces. Un pájaro con el buche lleno de ilusiones. Un corazón repleto de indecisiones e inexperiencia. Cuerpo apasionado, formado de lágrimas y vapores de libertad. Plumas de plata, de poesías de poetas que brillan a la luz de mis suspiros. Una boca tocada por el aleteo de mariposas que repiten cantares de libros amarillos. En ella se pega el néctar de cada uno de los labios que pintan viejas postales de enamorados.
Y en el Ser la delicadeza de la seda, de la mueca de una bella durmiente, atrapada en lámparas de aceites de occidente, la cual, espera un susurro del viento salado de otro desamor para comenzar a nacer otra vez. Intocable espíritu, que muere y nace en cenizas de aleteo rojo.
Libre. ¡Tan libre…! Solo. ¡Tan solo…! Preso. ¡Tan preso…! Y cada día que pasa se h…

cuando el amor entra en quiebra (10/11/2011)

Fui testigo de esa partitura la vacío. Fui testigo de aquella noche en la arena de la fría playa. Fui testigo del rastro de espumas que dejó el galeón hundido. Fui testigo de la soledad… Soy camino de miedo y enigma de piedad. Soy la astilla en el vacío y la espuma de mar.
¡Que idiota! Pensar que el amor puede curar todo aquello que especté y sufrí. ¡Maldita ilusa, que quiso creer que podía deshacerse de todo ello con solo amar!
Por qué creer, para qué, sino hay nada en el mundo, ni lo más grande, que me pueda apartar de aquella soledad: del miedo.
Levantarse con ánimo y quemar la vida con provecho… Si los golpes que me pego por querer hacerlo son más grandes que el fino hilo que me separa de muerte. Ya de tantas magulladuras se me olvidó la forma de escribir versos. Ya no quiero nada… ¡Abrázame soledad! Que al frío y a las sombras las llevo de la mano. Agárrate que ni el amor podrá contigo, que no. Que sé que eres lo único, a parte de la muerte, que va a estar siempre conmigo, en ca…

Como en la noche de San Juán

A la orilla del mar,
sintiendo tus manos en mi espalda.
Tan lejos de donde tú estás,
pensando que acaricio tu cara.
A kilómetros de todo lo que poseo,
y de todo aquello que tu amabas.
quemando este bolígrafo negro,
comprendiendo que me admiras
y que yo a ti te admiraba.

Voy completando anhelos,
voy levantando las pestañas,
recogiendo esos sueños
que la luna me lanza…

Se va reponiendo el cielo,
se van curvando hacia arriba mis miradas.
Cumpliendo parte de lo prometido
me confieso enajenada,
pues aunque hoy no te tengo,
tengo alegre el alma.
Rosa amarilla, ya poseo mi deseo,
¡dame primaveras para no quedarme parada!
Recordaré tu amor:
¡nunca más me quedaré helada!

Te escribo y te espero
Entre la sal de la playa

Cristina Diez-Madroñero Manzano
Bournemouth, 25 de julio de 2012

Sonatina y recuerdos

Imagen
Quisiera saber que piensas cada vez que me completas. Qué siente tu cuerpo cuando tus ojos negros resbalan por mi pelo rojo riza
do. Cuando tus pupilas reflejan mis susurros nerviosos y tus labios de mis labios están quemados.


Cristina Diez-Madroñero Manzano
Garbayuela, 13 de agosto de 2012

.

Sin poesía el mundo sería tan abúlico y apático... Sin amor no tendría sentido escribir un solo verso. Sin locura no habría amantes ni placer.Nota: en una concepción platónica tendría su sentido ésta estructructura, donde toda mi intención es decir el lugar que ocupa la poesía en mi vida. Ojo, hay cosas más impprtantes, pero soy tan apasionada que no he podido resistir la tentación de escribir esas líneas.
Cdmm. 28/08/2012

.

AL FIN SOLO ERES LO QUE SIEMPRE FUISTE: UN EXTRAÑO

:

*Hay recuerdos tan bonitos que merece la pena compartirlos, o al menos sacarlos de la cabeza, aunque sea torpemente. Porque "aquello que no se da: se pierde". Porque al escribir se vive al menos dos veces y al leer otras tantas. Porque solo sé morir hacia fuera. La vida parece menos efímera sobre un papel. Porque aprendí a conocerme entre tinta y lápiz. (19/06)

Los pasos helados

Helados, los pasos helados. Y tu sonrisa dormida entre mi pelo. Mi pecho deseando romperse y escapar corriendo y volar entre los pasos helados de hielo. Y dormir sin prisa, ni cielo, ni suelo. Sin brazos ni besos ni más pasos, ni nada material, ni tan siquiera melena que haga de colchón de tus dedos.
Y patinando, amor, te juro que nunca más vuelvo. Ni a las tardes, ni a las flores, ni a los poemas sin voz, ni tan si quiera a los besos. Que este juego es mejor sin amor, con orgullo y sin peros. Hasta la vista amor,  y no te confundas: no te quiero

Cristina Diez-Madroñero Manzano
2 de abril de 2012

Solo así

Un día de estos
y de vez en cuando
acuérdate de mí,
que estos son de esos versos
que son mejor no escribir…

Y lo sueño porque lo sueño
porque las ilusiones
se hicieron para mí,
porque no hay narrador ni cuento
que se cuente sin sentir,
la voz ronca de un madero
que se astilla por escribir.

Solo distancia y recelo
de aquella quien fui,
o quizá un severo estrechamiento
de mis suaves manos
contra mis manos
para ser feliz.

En aquel mundo extraño
en el que viví,
a solas conmigo
y solamente así.

Cristina Diez-Madroñero Manzano
31/ 1 de Marzo/abril de 2012
Sombra fina
de hilos cortos
¿dónde vas sin coser?
¿cómo te acercas al pozo?

Sombra fina
de malos prontos
¿por qué fuiste a meter
Tu impecable traje en el lodo?

Caricia mía
de ilusión de plomo
a volar vas sin saber
dónde, cuándo, ni cómo.

Caricia mía
de rojo Oporto,
¿cómo vas a verter
tu dulce aroma sin corcho?

¿Dónde está la alegría?
¿Dónde mi pensamiento loco?
¿De qué sirve prometer
si te vas olvidando de tu todo?

Quién nos desafía,
a mí, y la fina sombra
de mi pasado,
del pasado muy remoto
y del más recién apuntado,
quién a mi luz fría
a mi caricia de plomo
de plomo y mármol,
a mi ingrávida alegría,
al estúpido "amor"
que al albor contempla
las camas medio vacías.
¿Quién será ese? ¿Quién?
quien remendará lo que se deshila,
quién coserá mi llanto estoico,
quién me esperará otra noche
al borde de algún coche
para pagar algún plato roto,
quién aceptará ese trato.
¡¿quién será el de los ojos de gato?!

Y si existe el alma
que este  divagar
puede hacer morir,
si existe el alma
q…

Y ella se alejará y me dará la espalda

Con fuerza me abalancé hacia ella
y sé que no lo hice sola,
me ayudaron unas manos,
unas manos muy bellas,
manos firmes y suaves:
manos de ilustre doncella.
Lo sé por lo que contaron,
me lo dijeron unos labios calmados,
labios que hoy viven en una estrella,
en una luminosa y lejana estrella.

Y me aferré a ella, sí.
después de abalanzarme me aferré.
Y dialogamos también,
y conmigo la tengo aquí.
Y me da besos de vino y miel.
Y me susurra esto para que la trate bien:

“Ahora llego y ya me quiero ir,
ahora que estamos llegando
ya es la hora de partir.
Ahora te amo, te quiero,
ahora te dejo morir.
Mi amor traicionero
endulza veneno,
tómalo si te quieres destruir,
te ofrezco placeres secretos,
a cambio te llevaré antes allí,
a ratos al cielo,
a ratos al inexorable fin.

¡Corre!, Disfruta de mis hieles,
solo así podrás robar al tiempo,
solo así el largo y virtuoso camino

solo así es como me entretienes
y para ti camino más provechoso junto a mí.

esto es lo mejor que tengo,
es esto es lo mejor…

.

LO QUE ESTÁ CLARO ES QUE NO PODEMOS PARARNOS
Dime quién te ha tiznado de negro la mirada,
de reluciente negro
de desazón y carbón,
de reluciente negro
negro como el de tus pestañas.
Que más se parecen al picón,
a la leña en pleno ardor sofocada,
más que al chisporroteo de la lumbre
más, mucho más que a su esplendor
en tardes de migas y gachas.
Dime niña que te pasa,
dime niña, dímelo.

Dime donde está el fuego y su furia
háblame de la tormenta
de la nube que se lo llevó,
háblame de su lluvia
del frío río que la extinguió
habla niña, no te vayas
dime niña, dímelo.

Cabizbaja, llorosa,
con disimilo,
tú nunca te sonrojas,
vistes siempre de oscuro,
como una monja
nunca flanqueas tus muros.
Perdida en tu piel,
dime, ya no sabes qué hacer,
sencilla y fiel:
prefieres no creer

Qué será lo que te pasa,
me acerqué a ti y a tu ventana,
y vi que vas y vienes y que siempre estas en casa.
Estás y sonríes y hablas como velada
dime niña.
¡Dímelo!
dime quién fue.
Esa mirada quién la tiñó.
Acércate a la reja y contéstame:
¿Quién te ha tiznado de ne…
Nacen vacilantes esas letras
Sentimientos, noches de alcohol de
Infelices poetas
Que guardan sus penas en
Alegres y suaves canciones,
Besos son los versos de amor.


NACEN SENTIMENTOS INFELICES QUE GUARDAN ALEGRES BESOS.

LETRAS DE ALCOHOL DE POETAS EN CANCIONES DE AMOR