Dónde están aquellas personas que les gusta hablar como se habla

Dónde están aquellas personas que saben mirar a los ojos, esas que prefieren hablar con palabras, que se expresan también con gestos, que les gusta hablar como se habla. Esas que a veces, cuando entran un a un bar, buscan algo más que ver el fútbol, o más que una noche con demasiados grados de alcohol, dónde está la juventud que sabe de algo más que de reálitis, balones y fiestas con música y gente con el mismo sentido y futuro. Dónde están los jóvenes que viven de día y aprecian un buen libro. Dónde están las mujer que saben que su belleza tiene fecha de caducidad y que es absurdo adorarla si no llenan ahora lo que quedará después, lo que quedará vacío y desnudo, yermo, tosco, cerrado e incompleto, completando la verdadera fealdad, la frustración y el fracaso. Dónde están los hombres sencillos que pasan de pasar la vida en el gimnasio.
Señores, para mi la vida es mucho más que recordar una noche a pedazos. Que no está mal vivir derroche, competiciones, preocuparse por su aspecto o mirar de vez en cuando a los lados. No. No está mal. Pero cuidado, que las manos del vacío y la soledad, con esto, saben controlarnos.
El mundo está por construir.


Cristina Diez-Madroñero Manzano

Comentarios