:

*Hay recuerdos tan bonitos que merece la pena compartirlos, o al menos sacarlos de la cabeza, aunque sea torpemente. Porque "aquello que no se da: se pierde". Porque al escribir se vive al menos dos veces y al leer otras tantas. Porque solo sé morir hacia fuera. La vida parece menos efímera sobre un papel. Porque aprendí a conocerme entre tinta y lápiz. (19/06)

Comentarios