Notillas en mi MVL


Seguiré abriendo cada día mi venta,
y esperaré cada noche para ver nacer los sueños,
y aguardaré en silencio a ver que pasa,
y pintaré de alegría y derroche
hasta el más tímido momento.

Y volvería a la vida y moriría
tan solo porque mi alfeizar me mirara,
y tremendamente feliz sería
si las cortinas fuesen mis sábanas.

Un postigo se entornó
cuando el mundo se hizo estrecho
y la madera lloró,
porque yo miraba al suelo

Cristina Diez-Madroñero Manzano
2 de abril de 2012

Comentarios