COMO AGOSTO ENTRE ESPIGAS

Serena: camina.
Despacio: se gira.
Apuesta: respira.
Sonríe: tranquila.

Levanta la mirada
y los ojos le brillan,
se aprieta fuerte el pecho
algo en el fondo maquina.
Continúa, otea el cielo.
Sin pasarelas: desfila
y con un golpe de destellos
arquea los labios arriba.

-Qué traerá esa niña en el pelo.
qué será lo que la cautiva,
que se difumina entre velos
mientras ella reluce como
agosto entre espigas.

Serena camina
y despacito se gira,
y lanza un beso
y rodea la esquina.
Apuesta que sin él
también respira.
Y alegre en el espejo
con calma se mira.

Sonríe: porque vive tranquila.


Cristina Diez-Madroñero Manzano
14/15 agosto de 2012, Garbayuela.

Comentarios