Poco

Y aunque a veces no me importa mis ojos dibujan y desdibujan tu figura. Y aunque a veces no me alegre la mañana: tengo corazón. Y aunque a veces no lo crea pienso en ti. Y te coloreo entre Sol y humo cuando mis pestañas solo desean tu media sonrisa.
Yo que iba a dormir... Pero decidí la pequeñez de un momento, de un sentimiento, hacer latente. Eres tan real que con tus golpes de risa alejas el lastre de mis pasasos.
Yo que pensé que no quería. Y sin querer creo que vienes, y sin querer creo que estás. Pero ésta vez no va a doler, porque ni quiero, ni puedo, porque aun no te he tocado.
Te veo entre sonatinas y cunas volar con alas de diferentes mariposas. Entre pompas de jabón, en tornar de brillantes espumas te intuyo.
No te puedo controlar y si dejas de latir me muero.
¡Ya sé como cuidarte! De cuando en cuando te agarro y te esquivo... Y cual detergente, tú, entre mis manos te resbalas y corres. Y limpias mis heridas... Y noto como poco a poco, amor loco, me vuelves a enredar.
Cristina Diez-Madroñero Manzano

Comentarios