COBALTO

Tras esos dos zafiros
algo grande imaginaba.
Eran retos para amar
en restos de copas de bar
lo que allí se encerraba.

Mi piel era cenizas;
mi deseo poseer la caja
que encerraba el ardor
de aquella mirada.


DM
Madrid, octubre de 2012

Comentarios