¡Qué bien huele tu ropa!
¡Qué bien huelen tus besos!
¡Qué linda es tu boca
que ha liberado a éste preso!
que alegre se sonroja
qué alegre es al huir de miedo,
como alegres son los suspiros
que escapan de tus dedos



Diez-Madroñero
Madrid, abril de 2013

Comentarios