ahí

En lo mas profundo de mi misma. En lo más profundo de un sueño. En lo mas profundo de una herida, de un alma, de un ser, de un ente con propiedad, de un espíritu apasionado.
En lo mas profundo de las sábanas de esta cama, besándome despacio. Yo, contra mi, como fiera desconocida.
Los pensamientos no son grullas, son zarzas, que desgarran y prenden todo lo que encuentran flotando a su alrededor. Explota la imperante necesidad creadora, de tornarlo todo cenizas y ser libre, como una pavesa que va a enredarse entre tus cabellos. Me zarandea la angustia, en lo mas profundo de un golpe de miseria humana. Pero no puedo caer, nunca pude. Porque en lo más profundo de mi misma, de ésta cama y sus sabanas me hallo contrariada, siempre dispuesta columpiarme un poquito más alto.
Esta noche se me llevan los diablos, pero yo aguanto, porque de ese sitio, que ya te dije, sale volando mi voluntad como un pájaro de origami forjado de humo y cristal.
Yo soy el todo y la parte de mi existencia.

Diez-Madroñero
8 de diciembre de 2013

Comentarios