Con la potencia de unos versos irrefrenables

Más allá de donde los matices te permitan sentir: apasiónate. Enamorate de tu sombra. Vuelve donde tu corazón se enamore de ti mismo. En cada noche. En cada trabajo. Con cada luz. Con cada amor. Con tu miseria, con la potencia de tus versos. Con la pasión infinita de una voz que no ha de ser oida

DIEZ-MADROÑERO
Garbayuela, 29 diciembre 2013

Comentarios