Entradas

Mostrando entradas de 2014
El día que sepa gobernar con destreza mi vida, mis consecuencias y mi existencialismo me dejaré arrastrar por el amor. Hasta entonces estaré en guerra contra él
Que bonito es el amor cuando solo vive en nuestras cabezas.

Para vengar tus silencios

Si no tuviera que pedirme perdón cada vez te beso: lo dejaría todo para correr a tu lado. Y poder abandonarte para serme fiel de nuevo, para vengar tus silencios, para sanar mis melodías.
En este lugar apartado, donde por las noches me asomo a rezarme, aquí, donde nunca quisiste mirar, te dejo cada una de las flechas que precisas para desmontar mi paz y mi cordura. Y esta rotunda e inmerecida declaración de amor, porque no soy capaz de odiar y mucho menos de olvidarte. Diez-Madroñero
Madrid, 17 de diciembre 2014
Sonreía con el afán del aroma de un café intenso y dulce.  Con la promesa de la juventud entre sus labios. Despistando el mundo que anda más allá de sus trapicheos, de sus ensoñaciones, de sus arrebatos y caprichos. Era egoistamente feliz y no pretendía molestar a nadie.
Apuró el café y volvió al mundo de los cuerdos. Le tocaba trabajar

DM
Madrid, 10 de diciembre de 2014
Quiero que sientas mi eco.
Despacio.
Mis silencios en tus oídos.
Un momento.
Luz sin espacio.
Sonido.
Quiero que sientas el eco de mis latidos
Sus manos de cobre y plata estaban destinadas al olvido. Yo ya había encontrado mi dorado
Un mar plago de luces y almas. Silenciosa la carretera nos anuncia la ciudad.
Escuchar en el susurro de las hojas los caprichos de los sueños
Querio ser un helecho salvaje y deshacerme con las gotas por la ladera


DM
Asturias, 23 de septiembre 2014
Sin tan si quiera mirarme a los ojos me has sumergido en un inmenso mar de recuerdos. Pasaste por mi lado inundándome con tu olor de adelfas y sueños en blanco y negro

Probablemente en Madrid,

Solía hablar con ese tono grave, sereno, misterioso. Tanto era así que a veces me costaba tomarle enserio. Supongo que a él le pasaba lo mismo con mi arrebatos de transcendencia, con mis susurros inoportunos, con todas esas cosas sin sentido repletas de coherencia.
Intento algunas noches, apasionada, como hoy, contar esta historia. Pero siempre que lo intento no puedo evitar divagar y entretenerme en el barroquismo de cualquier detalle.
Tanto ha sido así que he olvidado cuando escribí este párrafo.


Diez-Madroñero
Probablemente en Madrid, 2014

suspiros

Un poco de luz que me asista, que me despeje la piel, que quiero que aclare, que brille. Que a cualquiera le atrapa el desconcierto cuando de repente hay tantos caminos de un solo sentido, y en todos, y en ninguno, pone su nombre. Es normal, dicen, mundano, y después recitan respuestas que ya venían formuladas con nostalgia, como metáforas muertas. Y me aturden.
A veces me encuentro, y me odio, porque me quedo parada, porque mi sola presencia me arrebata y me deja sentada. Pensando en tantas cosas que no atino a ejecutar ninguna, a llevarlas hasta su fin. Y me hundo en la mediocridad de los días a la sombra, dejandolos huir intactos.
Y cuando terminan mis obsesiones, y el Sol se pone, veo en mi cara el rostro de la desidia.

Madrid, 18 de noviembre de 2014
Diez-Madroñero
Gotea la luz, igual que gotea el agua.

La versión más romántica de una persona que no está enamorada.

Sé que sigues ahí. Silenciosa, expectante, motivada por mi amor, por aquella declaración sin palabras, muda, de la que no hemos hablado con nadie y de la que probablemente nunca hablaremos.
Motivada, insisto, por mis acciones, por mis intenciones... aun que no las compartieras.
Flota en el aire como el polvo tu presencia, un aroma extraño y embriagador que no nos atrevemos a inhalar. Como un mosquito receloso ante el parpadeo de una luciérnaga: así estamos tú y yo.
Es todo tan etéreo e inimaginable que puedo vivir dentro de ello. Como vivo cada noche dentro de mis sueños. Como vive el amor fragante dentro de estos besos, que se dan al alma de quiere verse entre mis versos.
Volveré a tus brazos como el verde vuelve a los campos tras el invierno.

DIEZ-MADROÑERO
Garbayuela, 6 de septiembre de 2014

Cuaderno de campo. Notas

Es posible que el olor del café recién hecho me atraiga. Como una luz a una polilla. Como tus pechos a mis manos. O como el humo de las tostadas quemadas.
Es posible que a veces vea mis actos como intrusos dentro de mis palabras. Como esta disyuntiva que cansada de asediarme se cuelga en estas lineas.
Es posible que por una vez, que por una noche, no haya nada de amargura por encima de la fecha.
Esta vez todas las palabras me pertenecen y mi blindan con exactitud del mi contra miMadrid, 16 de junio de 2014

Hasta el fondo de ti misma

Mujer, que te mueves como una gota de agua en el mar. Ajena y silenciosa. Grácil y sencilla. Eres capaz de llegar a cualquier rincón de la tierra, incluso hasta donde no llega la luz ni la información. Incluso hasta el fondo de ti misma.
Mujer. No te castigues por ser mujer
No sé si es el hábito o la vieja costumbre. El caso es que todavia me despierto algunas mañanas con la ventana bajada, durmiendo en un lado de la cama.

INSTANTANEA

Que nada importe entre tú y yo. Que no importe si somos pájaro o mujer. Noche o estrellas
Guarda ese silencio expectante, que queda de labio a labio, cuando no articulamos promesas y tan solo nos importa sentir.
Parecen tus notas sacadas de uno de mis sueños. Sin complejidad ni temor. Dejadas a la resonancia de lo inmenso de esta esta estancia, mientras arde lo oscuro del pensamiento igual que nuestros cuerpos entre la calma. Garbayuela, 1 de junio de 2014
No espantes a los gatos, que a mi me gusta oirlos maullar.
"Yo no soy Ulises, que nadie me ate cuando las sirenas canten"

Siempre

Algunos días me despierta el ritmo de las palabras. Algunas noches me desvela el eco de su voz, tan dulce y seductora que no atrevo a bajarme de la cama.
Paso cada rato buscando un rinconcito, donde recostarme para soñar contigo. Para evadirme y reencontrarme con la luz de tu piel. Con esas manos suaves de mujer, que en otra época se complacían de acariciarme y agarrarme de la cintura para sumergirme en un mar de dudas.
Algunos días me despierta el ritmo de las palabras y me pregunto, si lo que echo de menos son tus manos o la feliz ignorancia que surge de hallar un mundo nuevo.
Algunas noches vuelvo al pecio que encontré entre tus labios.

Diez-Madroñero
Madrid, 25 de noviembre de 2013
Y ese sitio que no es lugar. Ni es mio ni es de nadie, donde por las noches me asomo a rezarme
De repente mi cama está vacía de ti, justo ahora que ya la habia llenado de mi...
Una sola letra es capaz de desatar y encerrar una gran historia. Y me quieres poner a contar versos. ¡Que mala idea!
Ama un solo día y estarás perdido para siempre
Uno, con el tiempo, siempre se vuelve a enamorar de lo que fue...
Una poesía es un verso, un segundo, un pesatañeo, una ficción instantanea: como un suspiro.
Comprendo que quien no sabe apreciarlo en su brevedad, inhalarlo en el aire que desprende, es incapaz, también, de saborear su presente.DM
23 feb 2014
Entonces, justo entonces, en ese preciso instante comprendí que todo aquello solo fue un reflejo, una proyeccion fantasmagórica de sus demonios sobre mis pechos. Ya no era necesario derramar una sola noche más de reflexión sobre el cenicero del escritorio. Cuando las últimas luces doradas de los campos se apagaron, aquella presencia, oscura y tentadora, comenzó a remitirse al lugar del cual nunca debería haber salido.DM
Notablemente restringido a su irracionalidad camina poetizando sus pasos. Encerrado en un pensamiento por un instante: apartado del mundo. Sus ojos se reflejan, traspasan, vuelan y vuelven desempañando el vidrio de su piel.
El amor, cuando no lo deseas, se seca más rápido que la piel de una mandarina al solDM
Madrid, 7 de febrero de 2014
Reflexiones al completar un dia de estudio, al borde de la cama, con una mandarina en la mano cuando son casi las dos de la madrugada.
Ayer mezclamos tantos colores, que entre todo, quedó ese gris amarronado que siempre ensucia nuestras paletas. Solo necesité el brillo de tus pupilas para recuperarlos uno a uno.
GraciasDM
M.05/02/2014
Me quedas tú, un suspiro de vida, y un relato corto.
"Se dio la vuelta, tiró de la manta y se recreó en el hilo de aliento que flotaba sobre su espalda"

Diez-Madroñero
Madrid, 1 febrero 2014
Puede que no lo sepas, pero cuando buscas los límites de la razón por la madrugada es síntoma de que te estás enamorando. Ten cuidado, yo ya estoy loca por ti.

Necesito tu mirada

A veces nos cruzamos como sombras, sin mirarnos. Debatiéndonos entre el miedo a no ser nadie y la razón de nuestra propia existencia.
A veces nos cruzamos como sombras, sin mirarnos. Callando el dolor, acumulando pesos en el corazón. Circunstancias de desamparo que creamos solos, por la timidez que nos provoca pensar que  nuestros sentimientos puedan ser rechazados. Cuando nos cruzamos como sombras, sin mirarnos, entre el miedo y la razón, surge, de lo más profundo de mi ser, la necesidad de gritar, de contar, de arrojar luz que ahuyente a las sombras. Cuando nos cruzamos como sombras necesito crear, necesito sentirme viva, necesito tu mirada.

Madrid, 26 de enero de 2014
Diez-Madroñero
(...) Pero yo no soy un libro, la coherencia del todo no depende de una sola mano. Y por ello, a veces, tras de mi paso, puede parecer que se desprenden palabras vanas

DM

Azul

No puedo evitar llorar cada vez que toco aquel viejo cuaderno de color azul
Seré cada espacio
entre tú y la poesía
mientras tus brazos
me sigan tentando
como anoche lo hacíanDM
Madrid, 24 enero 2014

Febrero ya casi ha llegado

Se mezcla el olor de la pintura con mis pensamientos. De repente: ni pinto, ni pienso.
Siento lo eterno arroparme desde las paredes.

Vuelvo.
Floto.
 Espero.
Me deshago.

Medio segundo, y un grado más.
El caballete y mi figura se reabsorben en la gravedad de la tierra y me evaporo como el olor de la trementina. Etérea en el ambiente, silenciosa.
Intento moverme, pero me sobre coge una fuerte dosis de realidad, y siento esos ojos desde las paredes.
Miro de nuevo las cosas como las personas. A un metro de mi: un lienzo sucio y desordenado.
Alguien me pregunta. Intento dar una respuesta coherente antes de volver a evaporarme en una ensoñación: "Febrero ya casi ha llegado"

DIEZ-MADROÑERO
Madrid, 22 de enero de 2014
Se me parte el corazón sino escribo. Me atacan las palabras mientras trabajo en otras cosas.

M,19/01/14.DM
Pensé:
"Había olvidado la plaza y sus esquinas, y el techo de esta casa como refugio"
¿Y cuántos atardeceres más tenemos, todavía, que mirarnos  a los ojos?
¿Cuántas veces más has de suscitar mi impaciencia para demostrarte que te quiero?
Que sin darme cuenta me estoy encaprichando de ti.
Tu indiferencia se reblandece cada noche que paso entre tus brazos, y estoy empezando a creer, que es justamente eso lo que me ha vuelto loca.
Me toca tu luz cada mañana cuando abro los ojos. Y a veces vigilo distante, abrumada, asustada tal vez, sabiendo que aquí, en tu corazón, soy solo un ave de paso.
Algunas veces trato de evitar que mi piel se desgarre entre tus entrañas, pero no puedo resistir el deseo de quemarme contigo, cuando salgo de noche, en busca, de otra copa de vino.

Madrid, 19 de enero de 2014
Diez-Madroñero.

Nada es gratuito

Hay cosas que se hacen para no ser entendidas. Si alguien las comprende dejan de tener sentido para recuperar su existencia.

DM
Madrid, 10 de enero de 2014

Sujeto objeto

Queremos ser tanto que no somos ni gotas de rocio sobre nuestra propia existenciaDM
Madrid, 8 enero 2014

A flor de piel

Yo arreglando el mundo y tú tapando zanjas.
Así nos va la vida.
Buscando un pellizco de tiempo para vernos a escondidas, donde las hojas no nos miren y los gatos no nos puedan oír.
Así nos va la vida.
Por ser entre dos sin poder existir. En el jadeo de una voz, en el crujir de una puerta, en un gemido absurdo, loco y pronunciado de dos pájaros. De un tiro, mudo y sin objetivo. Así nos va la vida: a flor de piel Diez-Madroñero
Madrid, 8 de enero de 2014
Un divagar ausente. Lejano. Extraño. Para mi. Ser Cristina con firmeza. Yo. Lo mas absoluto de mi certeza. Mis vestidos de mi piel. Lejos de este sitio. Muy cerca de mi corazón. Muy apartada de la naturaleza de la razón. Y de todos vosotros. Mi incomprensible figura. Mi lenta deshumanización. Mi lúcido florecer. Parte y todo de mi existencia. Un nuevo egoísmo. Una nueva era.
01/01/2014
DIEZ-MADROÑERO