Siempre

Algunos días me despierta el ritmo de las palabras. Algunas noches me desvela el eco de su voz, tan dulce y seductora que no atrevo a bajarme de la cama.
Paso cada rato buscando un rinconcito, donde recostarme para soñar contigo. Para evadirme y reencontrarme con la luz de tu piel. Con esas manos suaves de mujer, que en otra época se complacían de acariciarme y agarrarme de la cintura para sumergirme en un mar de dudas.
Algunos días me despierta el ritmo de las palabras y me pregunto, si lo que echo de menos son tus manos o la feliz ignorancia que surge de hallar un mundo nuevo.
Algunas noches vuelvo al pecio que encontré entre tus labios.

Diez-Madroñero
Madrid, 25 de noviembre de 2013

Comentarios

Publicar un comentario