No sé si es el hábito o la vieja costumbre. El caso es que todavia me despierto algunas mañanas con la ventana bajada, durmiendo en un lado de la cama.

Comentarios