La versión más romántica de una persona que no está enamorada.

Sé que sigues ahí. Silenciosa, expectante, motivada por mi amor, por aquella declaración sin palabras, muda, de la que no hemos hablado con nadie y de la que probablemente nunca hablaremos.
Motivada, insisto, por mis acciones, por mis intenciones... aun que no las compartieras.
Flota en el aire como el polvo tu presencia, un aroma extraño y embriagador que no nos atrevemos a inhalar. Como un mosquito receloso ante el parpadeo de una luciérnaga: así estamos tú y yo.
Es todo tan etéreo e inimaginable que puedo vivir dentro de ello. Como vivo cada noche dentro de mis sueños. Como vive el amor fragante dentro de estos besos, que se dan al alma de quiere verse entre mis versos.
Volveré a tus brazos como el verde vuelve a los campos tras el invierno.

DIEZ-MADROÑERO
Garbayuela, 6 de septiembre de 2014

Comentarios