Sus manos de cobre y plata estaban destinadas al olvido. Yo ya había encontrado mi dorado

Comentarios