Aun que no podamos ser poseídos en el fondo nos pertenecemos. Somos ídolos recreados en el pensamiento, en lo más profundo del deseo y de las sales que rozan la arena.

Comentarios