Al otro lado de estas dunas se encuentra el dorado. Habitado de soledades fascinadas por sus brillos. Desierto de amantes que se quedaron atrapados en los oasis del camino. Abandonado por otros, que cansados del desposeer de la gloria, volvieron a los yermos de arena en busca de amor.

Comentarios