Que el amor atrapa como los sirenos que nos ocultó la historia. Robando la gloria, de quienes les quisieron mirar, porque sus ojos vuelven de piedra hasta las almas de humo y cristal

Comentarios