Esta noche hablábamos, hablamos, de tantas cosas. De deseos, de sublimaciones... de todo. De como el lenguaje se apodera de tanto como somos. De cómo apoderarnos de parte del lenguaje... y en el divagar extraño del "para mí" hemos reconstruido algo.
Nos reafirmábamos en nuestra idea propia, absoluta, infinita e incomparable del ser. Lo somos todo. Seres deseantes, provistos y anhelantes de vida, de sueños, de materia soñada, de imágenes compartidas, de espacios donde recrear universos paralelos e intangibles, solo emocionables.

Esta noche hablábamos, esta noche hablamos (...) no sabía cuánto te eché de menos, pero gozo en la alegría de volverte a ver, arrebatada. En la pausa que arranca entre la siguiente y la anterior actuación. Juntas en otro entre acto. Juntas siempre en mi corazón.

Raval, 9 de marzo de 2017

Comentarios