Nosotros, apresurados, solo queremos volver, mirándonos en el desconcierto de vernos fracasar de manera semejante, al aceptar las respuestas de otra época, en lugar de hacernos nuestras propias preguntas. Y seguimos deprimidos y deprimentes, esperando que otra pasión prenda una llama que ya está encendida

Comentarios