Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Llorar no es el echo en sí de dolerse

Lo de ayer fue llorar.
A menudo pienso que solo lloro desde la pintura, que es mi sitio en el que llorar.
Llorar no como el echo en sí de dolerse, sino como un estado pleno de consciencia. Como el primer suspiro, el primer lloro, y los pulmones tocando el aire.
La pintura es un punto que me une con todo lo que lo que imagino que puedo imaginar. De ahí voy y vengo. Y en su parte más inmaterial, converjo con mi entorno.