Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Como en la noche de San Juán

A la orilla del mar,
sintiendo tus manos en mi espalda.
Tan lejos de donde tú estás,
pensando que acaricio tu cara.
A kilómetros de todo lo que poseo,
y de todo aquello que tu amabas.
quemando este bolígrafo negro,
comprendiendo que me admiras
y que yo a ti te admiraba.

Voy completando anhelos,
voy levantando las pestañas,
recogiendo esos sueños
que la luna me lanza…

Se va reponiendo el cielo,
se van curvando hacia arriba mis miradas.
Cumpliendo parte de lo prometido
me confieso enajenada,
pues aunque hoy no te tengo,
tengo alegre el alma.
Rosa amarilla, ya poseo mi deseo,
¡dame primaveras para no quedarme parada!
Recordaré tu amor:
¡nunca más me quedaré helada!

Te escribo y te espero
Entre la sal de la playa

Cristina Diez-Madroñero Manzano
Bournemouth, 25 de julio de 2012

Sonatina y recuerdos

Imagen
Quisiera saber que piensas cada vez que me completas. Qué siente tu cuerpo cuando tus ojos negros resbalan por mi pelo rojo rizado. Cuando tus pupilas reflejan mis susurros nerviosos y tus labios de mis labios están quemados. Qué trae esa mente inquieta. Cuántos versos te puedo hacer contar, cuántos momentos que ambos sabemos que no volverán.
No es ilusión, ni cariño, no hay nada más que curiosidad detrás de cada letra. Curiosidad simple y llana como la de un alegre zagal.


Cristina Diez-Madroñero Manzano
Garbayuela, 13 de agosto de 2012

Claro de luna

Por fuera imitaba la madera por dentro el terciopelo, ellos tocados de blanco parecían de cristal, dos bailarines acaramelados sobre una maquinaria de metal.
El regalo de un enamorado con el corazón a reventar,  en aquella cena de luz de vela que nunca podrían olvidar. Sostuvo entonces su mano, y en susurros le explicó la verdad, desde entonces la ha amado y tengo por seguro que la amará, aunque por el desafortunado pasado ella ya no está.
Y quien lo cuenta no estuvo,  pero las notas de Beethoven le hacen recordar las mañanas al borde de su cama y la voz de ella al narrar la dicha de aquel segundo cuando la caja de música comenzó a sonar

Cristina Diez-Madroñero Manzano 7/8 agosto de 2012