Entradas

Incoloro, como el sexo automatico
El tiempo solo determina cuanto ocupa el espacio. No es cuestión de tiempo, es un lugar común. El sitio del deseo
Hay algo en el arco de nuestros deseos que los angula de la misma forma
Estaba en tu casa pero no me veías, me contabas como a uno de esos sueños que casi ni recuerdas por la mañana. Me tenías en tu casa pero decidiste que no adornaba. Y me estrellaste entre los cacharros que no sirven para adornar. Y en la necesidad echabas mano de mi y me desempolvabas...
Me tenías en tu casa pero me tenías.
Me tienes

Madrid, 2015
Solo volveremos al mundo si nos hacemos parte de él

EL ÁRBOL NO ES MÁS LENTO QUE LA CIUDAD

Los ritmos de las cosas.
Idénticos.
Tiempos infinitos.  Iguales, pero percibidos de formas diferentes.
El árbol no es más lento que la ciudad, puesto que el observador es el mismo. Percibe en una intensidad aparentemente distinta, pero siempre dentro de los límites de su propia percepción:
La velocidad no es variable, solo magnificable.
Expuesta a menos ruidos, menos distracciones,  las distorsiones del espacio se apagan. La naturaleza aparenta devolvernos a una cierta quietud que hace que la sensación de velocidad se multiplique, se divida y se fraccione hasta resolverse en un número primo.
Revela su constante.

Los ritmos de las cosas.
Idénticos.
Tiempos finitos.
Contradichos
DECIDIR SALUDAR AL VECINO COMO CONCEPTO MISMO DE LA CIVILIZACIÓN
Escribir en paralelo, una frase sobre otra...
Más arriba, más abajo... hasta abigarrar el papel
Escribir de forma desmedida
Tenemos la cabeza solo para perderla, en algún punto.
Deberíamos dejar de criticar las decisiones, las formas de existencia, para avalar nuestra posición.
La memoria solo pertenece al olvido.
El olvido será nuestra casa
La contradicción es la nomia de la acción per se .

No hay nada más hermoso que alguien que comparte la fractalidad del mundo con su pensamiento
Él simplemente era alguien y yo otra persona
Que dios me libre de ser entendida, y que sea dios y no otro. Que sea algún dios y no yo
Andábamos preocupados por la velocidad. No entendíamos el tiempo. Así todo se distorsionaba desaturando los contornos del ritmo.
Un cuadro sonoro alentó el futuro: tenía que hacerse de día.Julio, 31.
Garbayuela, 17
Tres muñecas rusas
son tres y no dos.
Una
dentro de la otra.
Dos.
Una
fuera de la otra.
Una dos tres.
Tres y no dos, son tres.
Tres muñecas rusas
la una al lado de la otra
Nos pensamos que la base de la vida es enamorarse, cuando todos sabemos perfectamente que la base de la vida es el agua
La vida, la muerte, el arte y otros excipientes
La vida es poesía