Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2012

NOCTURNO

Oscura y suave penetra la noche en la ciudad. Dulce y fría como los posos que se elevan desde mi vaso de café. Entre los árboles el otoño ha llegado, pintando sus cabellos de ocres que a veces se tornan en dorados bajo el fino vapor de alguna farola.
Pestañas arriba ruedo entre el murmullo sordo de la gente: me voy haciendo asimétrica; hablan y comprendo que no estoy sola; los vanos de sus palabras no me permiten entenderlos. Hacen que, por momentos, dejen de existir para mi, al tiempo,  yo voy dejando de existir para ellos.
Reflejos azules caen de los cristales sedosos. Destellos que sombrean las estrellas cuando mi corazón, en la anochecida, se enzarza y olvida sus límites. El polvo y el aire cortan los labios de los viandantes, los míos: ya solo se pueden pensar…
Finos hilos de ruidos hacen intuir algunas máquinas a motor. Éstas entonan la nana que hace que la ciudad, poco a poco, vaya quedando dormida. Las notas me tocan y me elevan a su condición de aire y ondas.

Justo en ese mo…

Canta por mí. EUDLF

Imagen
No suelo hacerlo. Pero ésta sí que la voy a publicar. Me encanta, me trae tantos buenos recuerdos... volvió a mi memoria con el recuerdo tímido de una tarde de verano en un coche azul... ay!

:)

Hablaría con el corazón, pero algo me lo ha robado... Y sin embargo sigue en mi pecho, y aun así está volando. Hoy tengo pa'escribir.FELIZ
Cristina DMM
28.10.12

Recortes, retales y alguna miguilla

Te puedo escribir los versos más bonitos del mundo: pero no sería sincera. Te puedo entregar los besos mas hermosos que jamás tuvieras: pero no seria sincera. Te puedo poner en las manos mi corazón entero: pero seguiría sin ser sincera. Confórmate con mi sonrisa, y búscate otra vida para poder ganarte todo lo que soy, al menos otro camino u otros ojos... Así entonces sería capaz de serte sincera, y hablarte desde donde ahora te hablo mientras te miro a los ojos y te abro de par en par mi corazónNotilla en el móvil, de alguna noche de septiembre o agosto
Cristina

Poco

Y aunque a veces no me importa mis ojos dibujan y desdibujan tu figura. Y aunque a veces no me alegre la mañana: tengo corazón. Y aunque a veces no lo crea pienso en ti. Y te coloreo entre Sol y humo cuando mis pestañas solo desean tu media sonrisa.
Yo que iba a dormir... Pero decidí la pequeñez de un momento, de un sentimiento, hacer latente. Eres tan real que con tus golpes de risa alejas el lastre de mis pasasos.
Yo que pensé que no quería. Y sin querer creo que vienes, y sin querer creo que estás. Pero ésta vez no va a doler, porque ni quiero, ni puedo, porque aun no te he tocado.
Te veo entre sonatinas y cunas volar con alas de diferentes mariposas. Entre pompas de jabón, en tornar de brillantes espumas te intuyo.
No te puedo controlar y si dejas de latir me muero.
¡Ya sé como cuidarte! De cuando en cuando te agarro y te esquivo... Y cual detergente, tú, entre mis manos te resbalas y corres. Y limpias mis heridas... Y noto como poco a poco, amor loco, me vuelves a enredar.
Cr…

Uno de octubre de dosmil doce

Y ahora es todo tan raro... tan extraño. Viviendo, de viernes a miércoles, sola y me siento más acompañada que nunca... Las llamadas, las visitas... Toda se gente que me ayuda y se preocupa por mí.
Me da miedo, porque creo que a esto que siento lo llaman felicidad, y la felicidad me asusta. Es como si viviera en una nube... viendo desde las ventanas de mi cuarto, en en mi cuarto-C, gran parte del Madrid monumental.
Comenzar el grado, estar al fin donde siempre soñé... es todo como muy subreal. No doy crédito.
Paseo por centro de la ciudad, y por el metro, sonriendo como una boba, aun sabiendo que me queda un camino duro, pero no importa, ésa es mi libertad: trabajarlo.
No sé hasta donde llegaré, ni si quiera si me sobrevendrá la decepción, pero éste ánimo y éstas ganas no tienen precio.
Me siento viva

Cristina.

Ardimos en el placer de bordar sin hilos

Pendiente en un suspiro,
un quejido pa’ no ver,
que de cualquiera me ensimismo,
me dejo llevar por cualquier papel…

Se detiene el tiempo aquí mismo
con tantas cosas por hacer,
se va forjando el cariño
con las rosas naranjas de su plantel.
Naranjas porque fue el color amarillo
el que tocó el rojo del mantel,
mantel de mis besos teñidos,
de mis labios rojos y mi cálida piel.

Se marchitan las flores
del que no sabe ser fiel,
se marchitan y crecen,
se deshojan y vuelven a crecer.

Pendiente en un suspiro,
un quejido pa’ no ver,
que de cualquiera me ensimismo…
¡me dejo llevar por cualquier papel!

Me miras a los ojos
y el tiempo se detiene,
y el tiempo no para de correr…
que hoy nada tengo,
solo besos que mañana apostaré.
Y con tanto y tan poco
estoy apunto de nacer.

Y hay cariño, y hay verano,
otoños, primaveras…
e inviernos también,
porque sin prisas ni halagos
 iré siempre buscando,
en tu estación, tu cambiante andén.

Te llevo en mis manos…
¡¡eres mi alma!!
Me tienes entre tus lazos…
¡¡d…

COMO AGOSTO ENTRE ESPIGAS

Serena: camina.
Despacio: se gira.
Apuesta: respira.
Sonríe: tranquila.

Levanta la mirada
y los ojos le brillan,
se aprieta fuerte el pecho
algo en el fondo maquina.
Continúa, otea el cielo.
Sin pasarelas: desfila
y con un golpe de destellos
arquea los labios arriba.

-Qué traerá esa niña en el pelo.
qué será lo que la cautiva,
que se difumina entre velos
mientras ella reluce como
agosto entre espigas.

Serena camina
y despacito se gira,
y lanza un beso
y rodea la esquina.
Apuesta que sin él
también respira.
Y alegre en el espejo
con calma se mira.

Sonríe: porque vive tranquila.


Cristina Diez-Madroñero Manzano
14/15 agosto de 2012, Garbayuela.

Tanto ser que lo es todo y nada para nadie.

Un espíritu libre, al que le gusta correr de aquí pa’llá. Un alma inquieta, caprichosa y jovial. Una niña: nada más. La bruma de un regazo. Una mirada que brilla al Sol y a la Luna. Unas manos vivas, llenas de ganas y fugaces. Un pájaro con el buche lleno de ilusiones. Un corazón repleto de indecisiones e inexperiencia. Cuerpo apasionado, formado de lágrimas y vapores de libertad. Plumas de plata, de poesías de poetas que brillan a la luz de mis suspiros. Una boca tocada por el aleteo de mariposas que repiten cantares de libros amarillos. En ella se pega el néctar de cada uno de los labios que pintan viejas postales de enamorados.
Y en el Ser la delicadeza de la seda, de la mueca de una bella durmiente, atrapada en lámparas de aceites de occidente, la cual, espera un susurro del viento salado de otro desamor para comenzar a nacer otra vez. Intocable espíritu, que muere y nace en cenizas de aleteo rojo.
Libre. ¡Tan libre…! Solo. ¡Tan solo…! Preso. ¡Tan preso…! Y cada día que pasa se h…

cuando el amor entra en quiebra (10/11/2011)

Fui testigo de esa partitura la vacío. Fui testigo de aquella noche en la arena de la fría playa. Fui testigo del rastro de espumas que dejó el galeón hundido. Fui testigo de la soledad… Soy camino de miedo y enigma de piedad. Soy la astilla en el vacío y la espuma de mar.
¡Que idiota! Pensar que el amor puede curar todo aquello que especté y sufrí. ¡Maldita ilusa, que quiso creer que podía deshacerse de todo ello con solo amar!
Por qué creer, para qué, sino hay nada en el mundo, ni lo más grande, que me pueda apartar de aquella soledad: del miedo.
Levantarse con ánimo y quemar la vida con provecho… Si los golpes que me pego por querer hacerlo son más grandes que el fino hilo que me separa de muerte. Ya de tantas magulladuras se me olvidó la forma de escribir versos. Ya no quiero nada… ¡Abrázame soledad! Que al frío y a las sombras las llevo de la mano. Agárrate que ni el amor podrá contigo, que no. Que sé que eres lo único, a parte de la muerte, que va a estar siempre conmigo, en ca…