Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017
No me insistas la sonrisa que ya sabes que que muerdo cuando la saco y no quiero. Déjame sola que no tengo más espacio para pensarte en la almohada. No insistas mis sueños que ya sabes que vivo cuando salen a volar.
Déjame sola, que yo misma me acompaño. Déjame ir, déjame volver, déjame quedarme. Déjame

"A cada tiempo su arte, y a cada arte su libertad"

Cada uno tiene que ver las cosas de generación cuando esté viendo las cosas de su generación.
Cada uno tiene que saber cual es su generación y poder ubicarla en su momento.
Cada uno tiene que saber abandonar su generación cuando le es necesario.
Cada uno tiene que ser parte de una generación cuando le es preciso.
Cada uno tiene que saber entenderse por encima de los posicionamientos pertenecientes, inherentes a un lugar, a una época y a un arte, y no morir de desarraigo.


Aun que en realidad, es todo mucho más sencillo que eso.

Desgarro
jirones del cielo en una tarde. De lluvia.
Crujido como el balancín viejo en una noche. De lluvia.
Amargo como el café arrancado en una mañana. De lluvia.
Arruinado como mi corazón en una mañana. De luna.
Desesperado como un búho en una noche de Sol
Tanto tiempo haciendo correr mares de tinta con mis lágrimas y todavía no he aprendido a llorar. Resistir con los ojos secos a cuenta de unos versos.. y el estoicismo me invade. Me siento rota de decepción, y una vez la soberbia me puede, comienzo a sentir que no hago parte en nada, en nadie. Y mis pestañas, absolutamente indispuestas a mojarse, aletean en su movimiento recitando aquella que frase que ya escribí: "ilusiones ópticas como la compañía" ilusiones locas, como estas palabras.